Imprimir
  1. La temperatura no debe superar los 20ºC en invierno. Cada grado extra supone un gasto de entre un 6% y un 9% más de energía. Por las noches, programe su termostato a 17ºC.
  2.  No tape los radiadores con las cortinas ni ponga objetos sobre ellos, porque se dificulta la difusión del calor.
  3. En invierno abra las ventanas para ventilar sólo 10 minutos al día; con eso es suficiente.
  4. Los días soleados de invierno suba las persianas y abra las cortinas para permitir el paso de la radiación solar a través de las ventanas. En días muy fríos y nublados cierre las persianas para aumentar el aislamiento, especialmente si no va a estar en casa. 
  5. Los colores claros en las habitaciones disminuyen las necesidades de iluminación artificial. 
  6. Mantener limpias las lámparas puede suponer un ahorro de hasta un 20% del gasto eléctrico en iluminación. Una bombilla sucia pierde hasta un 50% de su luminosidad.
  7. Aproveche la luz natural. No encienda las luces si no es necesario. Si la habitación tiene lámparas fluorescentes o de bajo consumo y va a regresar en menos de 20 minutos no las apague; volver a encenderlas luego gastará más que dejarlas encendidas. En cambio, las incandescentes es mejor apagarlas cada vez que sale de la habitación.
  8. Evite el modo “standby” de los aparatos y apáguelos completamente cuando no se vayan a usar. El modo reposo supone entre el 3% y el 13% del consumo eléctrico de las viviendas.
  9. Configure el frigorífico a una temperatura de entre 3ºC y 7ºC, y entre -18ºC y -15ºC el congelador. Cada grado más de enfriamiento puede suponer hasta un 5% más de consumo.
  10. Evite la formación de escarcha en el frigorífico. Una capa de hielo de tan sólo 5 mm puede provocar un aumento del consumo de hasta el 30%.
  11. Deje enfriar los alimentos antes de introducirlos en el frigorífico, y métalos envueltos o cubiertos.
  12. El 80-85% de la energía que consume una lavadora la utiliza en calentar el agua. Utilice programas de lavado en frío y con el aparato a plena carga.
  13. Los detergentes líquidos hacen trabajar menos a la lavadora que los detergentes en polvo o en pastillas.
  14. Lavar los platos a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo en el lavavajillas. Utilice el lavavajillas a plena carga.
  15. Utilice para cocinar sartenes y ollas de diámetro superior al de la superficie de la placa. De este modo la cocción será más rápida y ahorrará hasta un 20%.Utilizar la olla a presión para cocinar puede suponer un ahorro de hasta un 50%. En todo caso, utilice la tapa de los recipientes.