Imprimir

 

La Asociación de Consumidores Irache ha advertido de que ya no es obligatoria la revisión anual de las calderas de gas puesto que una reforma legislativa ha fijado la obligatoriedad cada dos años.

 

 

 

 Irache precisa en un comunicado que un Real Decreto de abril de 2013 determina que las calderas de gas de potencia igual o inferior a 70 kW, que son la mayoría de las domésticas, deben pasar una revisión cada dos años.

 

Y añade que es responsabilidad del consumidor contratar a una empresa que lleve a cabo esta revisión, cuyo precio es libre y debe pagar el cliente.

Irache recuerda que esta revisión de calderas es diferente a la inspección obligatoria de las instalaciones de gas, que se realiza cada cinco años.

En este caso es la empresa distribuidora la que se pone en contacto con el consumidor, excepto en instalaciones de gas envasado, y la que se encarga de comprobar que las zonas comunes y las propias cumplen las condiciones.

La asociación recomienda además que en el caso de cambiar de comercializadora de gas se tenga cuidado con los servicios de mantenimiento ya que hay empresas que los incluyen junto al suministro pero lo consideran como contrato independiente y por tanto lo mantiene pese al cambio compañía.